Cinco de #FIFTY: – Durum de cordero con salsa de yogur especiado

13951396000_ca8952777e_b

Aviso a navegantes, voy a divagar un poco antes de llegar a lo del Durum, por lo cual si prefieres saltar el rollo patatero del “intro” e ir directamente a la receta, te doy carta blanca a ello sin guardarte rencor alguno. Pero no olvides que este post va con premio…

Algunos recordarán que por estos lares el domingo pasado fue el día de la madre. Ya sabes, esa cita anual de obligación social y familiar caracterizada por variopintos homenajes a nuestras queridas y emancipadas progenitoras, todo convenientemente patrocinado y acaparado por intereses puramente comerciales. Vamos, como si las madres no necesitaran más de un día al año para que sus críos aprovechasen la oportunidad de mostrar su aprecio a la mujer que les trajeron al mundo.

Para ser sincero, me había olvidado que era el día de la “M” y no me di cuenta de ello hasta intenté conseguir una mesa en un chiringuito cerca de mi casa a la hora de comer. A eso de las dos de la tarde y por casualidad me encontré a solas en casa con un hambre perruno y la nevera vacía; así decidí aprovechar el buen tiempo para sacar la moto e ir a un local cerca de mi casa que había descubierto por casualidad unas semanas atrás. Es un local de lo más cuco con una decoración encantadora y un menú corto, pero bueno, bonito y relativamente barato. No es un sitio grande, pero tiene un par de terrazas adyacentes al comedor y mientras cogía las llaves y el casco, me acordaba que el día que lo descubrí no había ni el tato por allí. Con eso en mente y un antojo monumental de hamburguesa tipo casero, hecha con carne de la buena y acompañada de una cerveza fría, arranque motores y me fui rumbo para allá.

Ahora podría ser el momento perfecto para ponerme en plan romántico y describir el placer que sentía mientras conducía sobre dos ruedas por la carretera; las suaves caricias y la calidez de la brisa primaveral en la piel, la luz dorada del sol, tamizada por el tinte oscuro de las cristales de mis gafas estilo aviador; el dulce olor a jazmín flotando por el aire penetrando el propio espíritu, cada cambio de marcha cargando mi corazón con más y más alegría, las sensaciones que pasaban por mi cuerpo a cámara lenta y la embriagadora libertad que crecía dentro de mi alma a son de la velocidad y la expectativa de un almuerzo ansiado. Pero no, no me pondré romántico. Mientras conducía, también pensaba en el sitio a dónde me dirigía, su estilo y su decoración, los tres elementos básicos que posee, un conjunto de materiales que me encanta encontrar en cualquier lugar: el cristal, la madera y el metal. Hay un cuarto elemento que me gusta hallar en compañía de los demás; la piedra, pero cómo nada en este mundo es perfecto, poca piedra hay por allí.

Al aparcar la moto en la acera en frente del bar, no pude dar crédito a lo que veían mis ojos, el sitio estaba hasta la bandera, no había ni una sola silla desocupada ni dentro ni fuera. No  entendía nada; cuando lo había descubierto hacia relativamente poco, no me daba que iba a ser un lugar tan popular, ni mucho menos estando ubicado dónde estaba. Al ver el panorama, mi alegría empezó a desvanecer un poco y empecé a debatir conmigo mismo entre los pros y las contras de quedarme por allí a la espera de una mesa, o de ir en busca de otro sitio. De perdidos al río, decidí quedarme y tomar una caña cerca de la puerta de la entrada mientras esperaba una mesa libre. Me acerque a la entrada y hablé con un camarero claramente atufado por el melé de la peña, y al tomar nota de mi nombre y la petición de una cerveza y unas aceitunas, me prometió una mesa fuera y a la sombra para dentro de media hora.

Me puse de pie a la sombra al lado de un barril afuera, y casi en seguida llegó el aperitivo. El camarero era un tío majo y mientras me entregaba el vaso de cerveza le pregunté si era normal que tuvieron tanto jaleo un domingo a mediodía. Con su respuesta, por fin me caí en cuenta que era el día de la madre, y de repente al mirar por mi alrededor vi una marea de familias multigeneracionales ocupando cada rincón del local. No hubo ninguna pareja a solas, ningún grupo de amigos y salvo por un servidor no hubo nadie sin la compañía de padres, madres, hijos, abuelos y nietos. Me pareció rara la escena, no por el hecho que hubiera familias enteras sentados a comer, sino por que no hubo más que eso. Mientras tomaba un sorbo de cerveza y hojeaba la carta puesta encima del barril, rumiaba sobre el curioso poder e impacto social del día de la “M”; y me preguntaba, ¿porqué será que hoy en día no se ven a las familias al completo tan a menudo y celebrando las cosas así?

13912074097_cd7268c799_b (1)

Llevaba la máquina de fotos en la mochila y mientras esperaba mi turno para comer, decidí matar el tiempo sacando algún que otra foto por si me servía alguna para Instagram o Facebook. Había buena luz y para variar logré sacar un par de imágenes aceptables de cosas que me habían captado la atención. Como era de prever a la media hora aún no estaba sentado a una mesa, ya había guardado la máquina y seguía de pie en la entrada del local al lado de mi querido barril. A pesar de saber que iba a tomar la hamburguesa me puse a revisar la carta de nuevo. Pensé que entre la decoración del local y el tipo de platos en el menú, no sería del todo equivocado considerar el sitio a la altura y digno de la cocina desenfada de un tal Jamie Oliver o Gordon Ramsey. Con eso rondando por la cabeza y después de una espera total de casi cincuenta minutos, se me acercó el camarero majete y me llevo a mi mesa. Pedí la anhelada hamburguesa de la casa y la cerveza bien fría, disfrutando de ambas a lo lindo, muy relajado y con un gusto más que merecido. No me apetecía nada de postre pero mientras tomaba un café cortado y fumaba un pitillo en la terraza del bar, me acordé de otro chef británico muy popular pero no tan conocido por aquí, el señor Hugh Fearnley Whittingstall y sus buenísimas hamburguesas de cordero. A raíz de ese recuerdo fugaz decidí que el bocata cinco de cincuenta tendría algo que ver con el cordero, y así fue cómo hemos llegado al Durum de Cordero.

En realidad el Durum no deja de ser una adaptación más de la gran variedad de Kebabs que existen en el mundo del oriente medio, y en este caso tirando más al estilo tajada árabe hecha a la parrilla, en vez del asado como la más conocida versión turca. Se suele servir con un pan sin levadura tipo Lavash y diferentes vegetales como la cebolla, el pepino y la lechuga acompañado por variopintas salsas de yogur o tomate. No pretendo convencer a nadie que mi versión sea un auténtico plato árabe, pero entre las hamburguesas de cordero del Sr. Whittingstall, mi almuerzo de chiringuito el pasado día de la “M” y mi disposción a probar cosas nuevas, aquí va mi bocata:

14134695631_eb49ee3141_b

❦ Ingredientes (Para 4 personas)

-       4 laminas de pan Lavash o cualquier tipo de pan sin levadura

-       Unas gotas de aceite de oliva

-       Un par de manojos de lechuga variada

-       Un pepino pequeño cortado en laminas finas

-       Una cebolla roja cortada en juliana fina

 

Para la Hamburguesa:

-       1 pierna de cordero deshuesado y picado (500 gr)

-       1/2 cucharadita de semillas de comino

-       1/2 cucharadita de semillas de cilantro

-       1/2 cucharadita de semillas de hinojo

-       1/2 cucharadita de pimienta negra en grano

-       1/2 palo de canela machacado

-       Una pizca de pimienta cayena o polvos de chile

-       1 y 1/2 cucharaditas de pimentón

-       1 diente de ajo machacado

-       1 cucharadita de sal marina fina

 

Para el Yogur Especiado:

-       1 tarro de yogur griego natural

-       ¼  cucharadita de semillas de comino

-       ¼ cucharadita de semillas de cilantro

-       1 cucharadita de semillas de sésamo

-       Un trocito de ajo machacado con un poco de sal marina

-       Media docena de hojas de menta fresca picada muy finamente

-       Una pizca de sal marina

14138049805_3c24317f64_b

❦ Preparación

-       En una sartén tostar el comino, el cilantro el hinojo, la pimienta y la canela para la carne durante un minuto

-       Machacar todo junto en un mortero, añadiendo el chile, el pimentón el ajo y la sal

-       Agregar las especias a la carne picada en un bol y mezclar muy bien con las manos

-       Dejar reposar en el frigorífico durante al menos una hora, incluso preparar la noche anterior

-       Tostar las semillas de comino y cilantro para el yogur en la misma sartén de antes

-       Triturarlas en el mortero hasta obtener un polvo fino

-       Añadirlas al yogur junto a la menta picada, el ajo y la sal

-       Tostar las semillas de sésamo hasta que se doren, dejarlas enfriar y espolvorear sobre el yogur

-       Hacer 8-10 hamburguesas de unos 2 ½ cm de espesor

-       Colocar las hamburguesas en una parrilla o una sartén con un poco de aceite a fuego alto

-       Cocinarlas de 3-4 min, darles la vuelta y cocinarlas 1-2 minutos más

-       Retirarlas y dejar apartadas durante unos minutos mientras calientas el pan en una sartén sin aceite

-       Servir con un poco de lechuga, pepino, cebolla y una cucharada generosa de yogur especiado

-       Disfrutar de tu Durum con una cerveza bien fría

13951570199_673c2ba231_b (1)

Llegado a este punto ya comentaba al principio del post que esta entrada iba acompañada por un premio, y como lo prometido es deuda te cuento:

Si eres capaz de decirme el nombre del chiringuito del que te he hablado arriba, me gustaría invitarte a ti y un acompañante a tomar una hamburguesa y una cerveza fría conmigo, (o lo que más se te antoja del menú) en el mismo lugar que he comentado.

- Es muy sencillo, sólo has de decirme el nombre del local en el panel de comentarios, antes de la media noche del próximo jueves 15 de mayo.

- Si hay más de una respuesta acertada se elegirá el ganador por sorteo y me pondré en contacto contigo para el próximo viernes 16 de mayo.

- Es un plan sin fecha de caducidad pero en el caso que no puedes acudir a la comida lo sortearé de nuevo, y con tu permiso anunciaré que has sido el ganador por aquí en el blog y por los demás medios sociales míos y de la Granja.

A ver si hay suerte y logramos disfrutar de una hamburguesa y un  birra fría no virtual antes de que se acabe el año.

#Fifty: Es un mini proyecto de montar y enseñar cincuenta de mis bocatas favoritos, dónde los ingredientes utilizados serán lo más frescos y naturales posibles, todos comprados en pequeños comercios locales. Espero que te guste…

¿Tienes tus propias sugerencias para elaborar otros“sándwiches”o bocatas? Te invito a hacer tus aportaciones en los comentarios o bien poniéndote en contacto directamente con nosotros.

 

 

 

Etiquetas:
«
»

24 respuestas a Cinco de #FIFTY: – Durum de cordero con salsa de yogur especiado

  1. Mila Echenique

    El Coloso???? La Finca no puede ser… en fin menudo rollo para sacarte una birra :p bueno me quedo con la imagen bucólica y romántica tuya (ya sábes esa tendencia cursi mía) eso sí me chirria cuando le pego un mordisco y se me escurre la salsita … :p en fin.. que haya suerte … el bocata N° 5 igual me lo apunto con o sin tí :( ….. ;)

    • Jajaja Milagros, te invito a una mísera cerveza cuando quieras :)

  2. Bueno, ha sido un poco difícil de dar con el sitio pero al Oso hay pocas cosas de comida que se le resistan y sobre todo lo de investigar se le da muy bien. Parece que el local de la calle Kalamós, 19 está haciendo furor entre el público y sus hamburguesas (vistas en foto solamente) tienen una pinta estupenda -ya ni te cuento esas jarras frías que se dejan ver a veces-. Mola la carta y por lo poco que he visto si que podría ser un Jamie Oliver y Ramsey. Mucha luz, casual y contemporáneo. Me encantaría probarlo pero creo que tu durum de cordero tiene que estar mejor.

    A ver si hay suerte y nos echamos unas birras en “El Kiosko”

    • Jejeje Oso, ya sabes que díste en el clavo… Espero verte por allí un día de estos y no muy lejano… :)

  3. Hoy le diste a la tecla granjero!!!! ;) pero como siempre me encantó la historieta que precede a una buena comida..hoy muy especialmente porque ya imaginarás que los sabores que nos traes me van mucho..es más esto seria perfecto como #cocinacallejera y más aún degustado con una buena birra al lado…a todo esto, nadie diría que estas linda imágenes fueron tomadas con una Nikon ;) pero en fin, nadie es perfecto ;) jiji
    Me gustan los retos…es lo que da sal a la vida y aunque veo difícil recibir el premio…he estado haciendo una pequeña labor de investigación..y creo que lo sé :) …… voto por El Kiosco, en las Rozas ….mi mano en el fuego y no me quemo ;) !!!!!!!!!!…..la #cocinacallejera estimula el cerebro :)
    feliz finde Niall!!!!!

    • Juana ni Hercule Poiroit tiene tus poderes de detección, no solo has dado con el sitio si no hasta la máquina con que he sacado las fotos … A ver si te doy un premio si me dices con que objetivo, iso, f/, y V … ;)

  4. Berta Bertiti

    Creo que lo tengo, Niall!! Es El Kiosko? En El Cantizal, Las Rozas. Lo que no se es cómo se llama la calle. Sé ir, porque justo al lado viven unos amigos nuestros

  5. Este cordero se ve espectacular!!!! Si viviera allí yo preferiría que me cocinaras tú.

  6. BegoÑa

    Vicio puro de hamburguesa me ha entrado!! Se me estaba haciendo la boca agua esperando que te dieran mesa… No sé cómo pudiste aguantar tanto tiempo… La birra fresca sería…
    Me han hablado unos amigos que viven en Las Rozas de un sitio nuevo donde cocinan las mejores hamburguesas del mundo….¿El Kiosko?
    Sería un placer, un privilegio y todo un honor compartir mesa contigo… Quiero que me cuentes más cosas de tu niñez… ^_^
    Y, si no es en esta ocasión, ¡siempre habrá otra! ;)

    • Jejeje, si señora has acertado en pleno Begoña … Enhorabuena :)

  7. Virginia

    Holaaaaa,yo creo que es el kiosco de las rozas de Madrid,ummmmm,no se.saludos a todos

    • Bueno Virgina ya lo sabes, si es el Kiosko de Las Rozas :)

  8. Tengo que decir que no tengo ni idea, ya sabes lo casera que soy jeje pero me encantan tus historias y tu reto de comida rápida de calidad =)
    Feliz domingo!!!

    • Heva, tienes que salir más mujer!!! No te preocupes, ya quedamos un día de estos y tomamos una :)

  9. Granjero tengo que decirte que esta “M” que suscribe no tiene ni idea de donde es ni de su nombre, creo que el Osín ha dado con el sitio, me voy a verlo ahora mismo, tu relato me ha encantado y tu receta como dice Juanilla bien podía ser de #comidacallejera. Me ha encantado tu pequeño reto, bsss

    • Jejeje Marga, si han acertado y por ende, tu también … Mil gracias por pasar por aquí :)

  10. Me gustaría vivir por ahí cerca, para tomarnos unas birras de vez en cuando y charrar algo de fotografía y viandas…abrazo y cuando baje a Madrid el que invita soy yo!!

  11. Esther

    Pues al principio me costó, pero luego cai mas que nada porque vivo al lado, y mi hija juega al rugby y es el mejor local que hay por los alrededores, el Kiosko de Las Rozas, espero compartir esa birra contigo Granjero, sino igual coincidimos alguna vez por alli, de cualquier manera me quedo con tus historias y recetas que siempre me encantan, todo un lujo.

    • Si Esther, hay un club de Rugby muy cerca… Has dado en el clavo :)

  12. Veo que Raul ha dado con el sitio, lo anotaré para mi próxima visita si es tan bueno y tiene que serlo por lo que esperaste para comer, madre mía, esa hamburguesa promete!!
    Me quedo con tu receta que se ve espectacular!!!
    Las fotos divinas como siempre
    Besos

    • Jejeje Teresa, si El Oso acertó … Gracias por todo mujer :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>