Cuatro de #FIFTY: – Rillette de salmón con ensalada de hinojo

13945602722_eb329e9db7_b

Caía el año 1970 y había acompañado a mi padre al condado de Kerry para verle competir en los campeonatos del mundo de vela de la clase Fireball. Hoy en día no conservo muchos recuerdos de la semana que pase en aquel pueblo, pero aun me queda grabado el incesante sonido de drizas metálicas golpeándose contra los mástiles de los cientos de veleros amarrados en el puerto; el escozor de la lluvia helada que día tras día me salpicaba la cara mientras observaba las regatas desde un muelle sacudido por el viento, y el inmenso placer de poder saborear por primera vez en mis ocho años de vida, un buen bocado de salmón salvaje fresco.

Lo probé la noche de nuestra última cena en Fenit, en “The West End”, el hostal dónde habíamos alojado durante toda la semana. Era una pequeña casa de huéspedes típica de los pueblos costeros de mi país natal; un negocio familiar que también tenía un bar agradable y un restaurante muy acogedor, ambos bastante populares entre los residentes de la zona. Mi padre invitaba a cenar a unos compañeros y familiares para celebrar su quinto puesto en el campeonato. Todo el mundo estaba contento y de muy buen humor, hubo sonrisas, carcajadas, muchos cuentos sobre hazañas en alta mar, bromas pesadas, buena bebida y mejor comida.

Mi plato de salmón estaba hecho al horno con un poco de mantequilla y eneldo, servido con zanahorias baby glaseadas y unas patatas nuevas hervidas en agua salada. Aun me acuerdo del primer trozo de ese exquisito pez tras su paso por mis labios; su firme y húmedo textura en la boca, tremendamente sabroso, graso pero muy ligero a la vez, casi más terrenal que de mar, con un regusto ligeramente dulce, sobre todo sorprendente y algo muy inesperado. Vamos, si me apuras, te diría que fue comparable al recuerdo de mi primer beso.

13950110204_491b593189_b

Hablando de besos, unos diez años después de ese primer encuentro con el salmón, empecé a salir con una chica danesa que se convirtió en mi primera novia “seria”; y de allí la razón de presentarte esta tosta de rillette de salmón fresco con ensalada de hinojo. Para ser mas preciso, no fue exactamente por ella, sino mas bien por su madre. Resulto que al ver un irlandés errante cortejar a su hija mayor, y a raíz de sus frecuentes ausencias y las tardías regresos a casa; decidió que ya había llegado la hora de conocer el chico responsable por ello. Así, me quede invitado a casa de mi novia para tomar algo y a conocer en vivo y directo a su madre.

Cuando llegó ese fatídico día, una señora rubia de unos cincuenta años con cara de pitufa vikinga abrió la puerta de su casa y sin ceremonia alguna me invito a entrar. Mientras pasamos en frío silencio por el hall, y de camino hacia una gran cocina luminosa, me acuerdo perfectamente cómo me hacia la ficha de arriba abajo y la mueca desagradable en su rostro, dejando sin lugar a dudas el poco aprecio que tenía por el brutico noviete de su perla nórdica. Lo transcurrido a lo largo de las tres horas siguientes y cómo acabó esa tarde no viene a cuento ahora, pero suficiente dejo entrever al decirte que a pesar de salir con su hija durante los cuatro años siguientes, esa encantadora señora, nunca llegó a convertirse en mi suegra. Eso si, entre los muchos manjares escandinavos que saco para merendar ese día, hubo una rillette de salmón servido sobre unos crujientes “knackebrod” danesas que me encantaban.

13945608972_3574ba35b6_b

A pesar de esa experiencia inolvidable, me quedé con el buen rollo que me dio la rillette de la casa de mi novia danesa, pero cambie la base del “knackebrod” por unas rebanadas finas de pan integral de centeno y semillas al horno, con un poco de ensalada de hinojo para acompañar. El hinojo crudo me gusta como acompañamiento de muchas cosas, en especial el cordero, pero también a la plancha y cómo complemento a un pescado blanco cómo la lubina o la dorada. En crudo tiene una textura similar a la del col con una marcada esencia al anís, pero de sabor es mucho menos intenso. De hecho para la ensalada le he añadido un poco de ginebra para realzar su sabor dando un toque de enebro especiado a ella. En este caso creo que la ensalada añada un frescor aromático a la tosta, y en mi opinión ofrece un contraste ligeramente ácido pero equilibrado al deje graso del salmón.

Espero que te guste:

❦ Ingredientes (Para 4 personas)

- 6 rebanadas finas de pan de centeno integral con semillas.

Para la Rillette:

- 250 gramos de salmón fresco cortado en dos filetes.
- 1 ½ cucharadas de yogur griego natural.
- El zumo de 1/4 limón.
- 3 cucharadas de eneldo y cebollino fresco mezclado y finamente picado.
- Una pizca de sal marino
- Una pizca de pimienta negra recién molida

Para la Ensalada de hinojo:

- 1 hinojo, cortada en rodajas finas
- 2 cucharadas de ginebra
- 1/2 cucharadita de sal marina
- El zumo de ½ limón
- 1 cucharada de canónigos

13949527144_ff627d61db_b

❦ Preparación

- Precaliente el horno a 150C.

- Hornee el salmón durante aprox. 15 min hasta que esté ligeramente firme.
- Retirar el salmón del horno y dejar que se enfríe.
- Cortar el pan en rebanadas y tostar en el horno hasta que estén completamente secos.
- Cortar el hinojo en juliana y rodajas finas.
- Mezclar el hinojo con la ginebra, sal y el limón.
- Dejar en la nevera al menos durante 20 minutos antes de retirar .
- Quitar la piel de los filetes de salmón y desmenuzar en tiras con los dedos en un bol.
- Añadir el yogur, el eneldo y el cebollino al salmón.
- Salpimentar, añadir el zumo de limón y mezclar suavemente con un tenedor.
- Dejar la Rillette enfriar en la nevera unos 20 minutos.
- Cortar el pan de centeno tostado en mitades.
- Pasar ligeramente a cada tosta con una brocha empapada con aceite de oliva.
- Untar cada tostada con una generosa bola de rillette.
- Colocar un poco de ensalada de hinojo y canónigos frescos encima de cada una.
- Salpimentar a gusto y disfrutar con un vino blanco fresco

13968775853_4650a974a9_b

  #Fifty: Es un mini proyecto de montar y enseñar cincuenta de mis bocatas favoritos, dónde los ingredientes utilizados serán lo más frescos y naturales posibles, todos comprados en pequeños comercios locales.

¿Tienes tus propias sugerencias para elaborar otros“sándwiches”o bocatas? Te invito a hacer tus aportaciones en los comentarios o bien poniéndote en contacto directamente con nosotros.

Etiquetas:
«
»

8 respuestas a Cuatro de #FIFTY: – Rillette de salmón con ensalada de hinojo

  1. Milagros Echenique

    Jajaja… desde luego toda una experiencia… Que DELICIA de plato…. y que fotos..!!!! Me encanta el N° 4 … también.

    • Me alegra mucho que te encanta el #4 Milagros. A ver que me sale con el #5 :)

  2. ¡Buenísimo! A estas horas esto es una verdadera provocación. Me lo llevo entero y sin dejar huellas.

    • Me parece genial Oso, no hay que deja ni una miga por aquí :)

  3. Aún lejos, no podía perderme este bocata y esas historias de infancia tuyas :) que acompañan tan bien los sabores y combinaciones que nos muestras!
    No soy una apasionada del hinojo, su ligero sabor a anís me molesta :( … Pero seguro que es delicioso por todo lo demás !! :)
    Ahora vamos a por otro Niall!!!!… Es divertido tu auto~reto :)
    Saludos desde NYC!

    • Juana, espero que estas disfrutado a tope de tu escapada a NYC y gracias de seguirme desde tan lejos :) No sé si te gusta el col crudo, pero también puede servir para esta tosta cómo sustituto del hinojo. Un abrazo desde los Madriles :)

  4. Bearecetasymas

    Me has dejado impresionada, es mas, leyendote me has transportado atraves de tu historia y casi casi he podido hasta degustar el salmon y la ensalada!!! Espectacular!!!
    Besis

    • Mil gracias Bea, me alegro un montón que te haya gustado :)

Responder a Juana Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>