Helado de fresas con nata

Mayte G

Todas la gavetas de abril se han abierto tras la llega de  la primavera.  Cada color ha decidido salir a dar vuelo libre a las emociones, que se dibujan serenas y delicadas,  en los días que corren  llenos de calor por  la memoria, bronceando  de ilusiones la piel, que de a poco va dejando el letargo que la marea le provoco en la oscuridad.

El rumor de las emociones que van dejando sus latidos en cada paso,  teje lazos imperceptibles entre las miradas,  que cómplices se anudan profundamente al bolsillo de fantasías, de deseos pedidos bajo una estrella fugaz, que se ha robado la luna bajo un abrazo. Leer más

Nuestro Calendario Abril – 2014

Calendario_abril_2014_1024x704

“En abril aguas Mil” – (Antonio Machado)

Un mes de extremos, un mes de contrastes, con sus dias de frio y días de calor. Días de sol brillante y de cielos grises, días de lluvias intensas y de vientos duros, pero también días pintados en vivos colores. Si anduviéramos sin prisas, si tomáramos nuestro tiempo, si nos molestáramos en solo bajar el ritmo de vez en cuando, podríamos observar cómo se despierta el esplendor de una nueva vida delante de nosotros. Pero sin duda alguna Antonio Machado lo expresa mejor que nosotros: Leer más

Tres de #FIFTY: – Ensalada de huevo con espárragos trigueros a la brasa

13446245153_fa5af3d63c_b

Como cada vez que íbamos de picnic, mi madre ya estaba de los nervios. Llevaba diez minutos esperándome fuera en el traveller cargado hasta las trancas de tupperes de comida, mantas que picaban, balones de plástico medio deshinchados, mesas retractiles de aluminio con tapa de PVC, cubos de colores y palas de madera para hacer castillos de arena, el viejo radio transistor VHF Bush con su dial de cristal redondo, los cuatro perros, y un hueco tan diminuto en el asiento delantero que casi no cabía yo.

Sólo me quedaba lavar los pinos, vestirme, salir corriendo y ya estaríamos de camino a pasar el día al lado de las orillas del estuario de Malahide. Un recorrido de media hora por la carretera secundaria que serpenteaba paralela a la costa, el aire primaveral con aroma a salitre filtrando por la ventanilla de detrás, un cielo azul sin nubes en el horizonte, mi madre luciendo gafas de sol tipo ojo de gato con armazón de pasta negra, el último éxito de Tom Jones sonando en la radio, las demás madres sufridas y mis amigos del barrio a la espera cerca del agua, y yo, como dicen por estos lares, “feliz como una perdiz”. Estos son los recuerdos que me traen una simple ensalada de huevo. Leer más

9 semanas y media

9-1

La venda cubre las sensaciones más oscuras, se deja anudar a los sentidos de una forma peligrosa sin apenas sentirlo, la piel va despertando ante la necesidad más urgente.  Cuerpo, alma dividida en dos sentidos: placer o trascendencia.

Las calles duermen, las conciencias se despojan de prejuicios y juegan a ser amantes que no cederán, ante un juego lleno de peligros para la cordura.  No hay luces, no hay días que cuenten, solo noches  y madrugadas a merced de un deseo y una orden.

Así transcurre la vida fuera de la realidad de Elizabeth y John.  El hambre y las ganas de comer, chocan como cometas en la inmensidad de la pasión,  se dañan, se encienden, se comen y terminan envueltos en una maraña de la  que ninguno es realmente lo que aparenta. Leer más