Campocerrado donde el viento da la vuelta

CampoCerrado.1

Alejandra

 Alejandra tiene 5 años y el otro día organizó sin querer una revolución en su clase. La profesora les pidió a ella y a sus 14 compañeros que dibujaran su animal favorito en unas cartulinas y que después le contaran su historia. Pasada una hora, la profesora se acercó a los pequeños pupitres, recogió los dibujos y regresó a su mesa. Los ojeó antes de empezar a pedir a cada niño que presentara a su mascota y confirmó sus peores sospechas. Todos eran de Bob Esponja, de Peppa Pig, de extraños dinosaurios y de animales que no existen. Estaba a punto de empezar a pedir que presentaran sus propuestas cuando vio un dibujo diferente; no era animado, parecía de verdad, sin duda era una vaca. Decidió dejar esa cartulina para el final.

 

Leer más

La cerveza que sorprende por lo que no es

18977282152_e8b25f0044_h

A pesar de haberse bautizado con un nombre rotundo, Brutus no es de esas cervezas artesanales empeñadas en ser un brebaje tosco. No es capaz de tumbar a un elefante, ni es amarga con deje a lúpulo hasta morir. Nada de estar elaborada con sabor a vainilla ni a mostaza, y desde luego con retrogusto a remolacha, ni hablar.

Tiene una imagen sorprendente que llama la atención, pero tampoco creas que tiene un rollo demasiado romántico. No es una cerveza artesanal creada por unos amigos en una nave abandonada, ni hace alarde de ser la creación de un grupo de jóvenes emprendedores que aspiran a triunfar con una cerveza de moda.

Brutus es una cerveza artesanal y natural hecha para que guste a la gente, y a cuanta más gente mejor. Leer más

Por nostalgia se muere el pez

7132f51884a941e7b1dcbd1a631ec2e5

Ayer leí un articulo que decía si un salmón ha sido pescado en su propio hábitat, su carne será de color rosa. Por lo visto la explicación a eso es muy sencilla: durante su ciclo vital, los salmones salvajes se alimentan de camarones, pequeños crustáceos y krill. Esa alimentación es rica en una sustancia llamada astaxantina y al acumularse en los tejidos del animal, proporciona ese vivo color rosado.

Por otra parte, si ha sido criado en una piscifactoría, entonces el color de su carne será gris. Eso es debido a que los salmones criados en cautividad se les alimenta con piensos que incluyen aceite y pasta de pescados más pequeños, almidón de maíz, grasas animales o levadura y sojas transgénicas, pero en su dieta no aparecen crustáceos de cualquier tipo.

Entonces, ¿cómo se vuelve rosa? Pues, mediante suplementos alimenticios en la forma de cápsulas de astaxantina obtenida de cáscaras pulverizadas de crustáceos, o de otros compuestos sintetizados que provienen de productos petroquímicos.

Si te digo la verdad todo esto ya lo sabía antes de leer el artículo, y he de reconocer que hay prácticas “legales” que considero infinitamente peores que estas dentro de los sistemas productivos de las grandes industrias agroalimentarias. De hecho, tengo entendido que la suplementación con astaxantina en la dieta humana, lejos de ser dañino para el organismo es un potente antioxidante que combate el estrés oxidativo, y es muy beneficioso para la piel, vista, y la salud celular.

No obstante el tema me ha hecho sacar del baúl de los recuerdos una reseña que escribí hace algún tiempo que me gustaría compartir contigo. La he reeditado un poco, pero su esencia sigue estando intacta. Nunca fue publicado en este blog; aun así y por si lo hayas leído en alguna ocasión anterior, te pido disculpas de antemano por ser un poco pesado. Leer más

Cuando lo mejor se convierte en mediocre

16669280266_8c9953e25b_b

“Según terminé de revisar la letanía de noticas digitales de la semana, quedaba claro que tenía muchas razones para ir cruzando las puertas de algunos de los mejores establecimientos gastronómicos de mi ciudad. Un sin fin de metros cuadrados repartidos entre locales singulares, espacios con alma, ambientes de diseño, lugares con magia propia, música celestial, creatividad sin medida, estrellas Michelin, soles Repsol, y un sin fin de magníficos platos culinarios; todos asequibles y casi todos al alcance de mi bolsillo. Leer más